Me gusta

1 de marzo de 2018

5 claves sobre la maniobra de Hamilton

Hola familia!

Anoche mientras miraba a mi cachorra quedarse dormida después de su bibe de la cena, me dio por pensar en todo lo que viví las últimas semanas de embarazo. Una de esas cosas fue la visita al ginecólogo una semana antes de dar a luz. Casi de 40 semanas y con un triponcio enorme, allí nos plantamos Marido y yo a ver a D en blanco y negro por última vez.

Después de la eco, la gine me dijo "vamos a hacerte un tacto a ver que tal vas". Pero ese tacto no fue como todos los demás que me habían hecho hasta entonces. Ese dolió. Dolió de verdad. Al decírselo se limitó a contestar "es para ver si ayudamos a que la peque se decida a salir". Y punto. Nada más, ninguna explicación, salvo las posibles consecuencias una vez terminó.

Claro está que en cuanto llegué a casa busqué y busqué en internet hasta dar con la clave. ¡Ay! Qué poco me gusta haber sido primeriza. Pero de todo se aprende. 

Como me hubiera gustado saber lo que sé ahora, quiero compartir con vosotras esta información para que no os pase lo mismo.

QUÉ ES LA MANIOBRA DE HAMILTON

Es un tacto bastante doloroso que se hace al final del embarazo para intentar provocar el parto.

EN QUÉ CONSISTE

Se lleva a cabo introduciendo uno o dos dedos a través del cuello del útero y se gira imitando el movimiento de una peonza para separar la bolsa amniótica de la pared del útero.

CUÁNDO PUEDE HACERSE

Cuando el embarazo esté a término y el cuello del útero esté dilatado al menos 1 cm.

POSIBLES CONSECUENCIAS

  • Puede provocar el parto. Se considera que es así si esto sucede dentro de las 48 horas posteriores al tacto. Si no, es que ha fracasado.
  • Puede producir un leve sangrado debido a la rotura de unas membranas que se encuentran en la zona. No tiene importancia siempre y cuando sea LEVE.
  • Puede provocar la rotura de la bolsa sin que te pongas de parto, lo que conllevaría a la inducción del mismo quitándote la oportunidad de hacerlo de forma natura.
  • También puede provocar contracciones dolorosas que no llevan a ningún sitio, es decir, que no te pones de parto.

ANTES DE HACERLA

Y aquí viene lo bueno. Lo que de verdad interesa que sepas: el o la ginecóloga DEBE informarte antes de hacerla, ya que necesita tu CONSENTIMIENTO. Como he sufrido en mis carnes esto no siempre es así, y se aprovechan del desconocimiento para llevarla a cabo. 

Así que si estás en una etapa avanzada PREGUNTA siempre antes de que te hagan un tacto y RECHAZA o CONSIENTE que te haga la maniobra.

_________________________________

Un blog al que sigo desde hace bastante, llamado "El parto es nuestro", tiene un artículo que es ASÍ de rudo con estas prácticas. 

Espero que la información os ayude a aumentar vuestro conocimiento y reducir la inocencia de que tenemos las primerizas en estos temas, ya que muchas de las veces nos quitan el PODER DE DECIDIR cómo queremos las cosas, cuando en la mayoría de los casos el embarazo y el parto es un PROCESO FISIOLÓGICO más que no necesita de ninguna intervención.

Y vosotras, ¿lo sufrísteis? ¿Os avisaron antes? 

Un abrazo!