Me gusta

17 de abril de 2018

Estilos parentales

Hola familia!

Hoy os traigo una entrada interesante de los diferentes tipos de crianza que se han dado y dan en las familias a lo largo del tiempo. L@s que me seguís hace tiempo sabéis que soy muy yonki fan de buscar y devorar información de diferentes temas. Y este me ha parecido digno de entrada ya que responde a una pregunta que solemos hacernos bastante a menudo los papás y mamás, ya seamos primerizos o no: ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Qué tipo de padre/madre quiero ser para mi/s hij@/s?

Así que saltaos la dieta conmigo! vamos a por el plato principal.

Conceptos básicos

La personalidad se debe tanto a factores genéticos (lo biológico) como a factores ambientales (el entorno, la socialización, etc.), los cuales la van condicionando a lo largo de la vida. Se puede definir personalidad como un conjunto de rasgos perdurables en el tiempo que caracterizan la interacción. Por tanto, todas las personas tienen personalidad. 

Con respecto a la influencia de los padres en el desarrollo de la personalidad, John Bowlby (psicólogo), propuso la Teoría del Apego. Para llegar a poder exponer la citada teoría, hizo estudios con niños pequeños (de 0 a 6 años) proponiendo la “situación del extraño”. Esto consistía en hacer pasar a un extraño (para más impresión, se elegía de diferente raza que el sujeto de estudio) a una habitación con cámaras de grabación donde una madre y su hijo o hija llevaban un rato en ella. Bowlby dedujo que el niño o la niña que sentía miedo y corría hacia su progenitora, tenía apego con ella, mientras que los niños o niñas que empezaban a llorar por el miedo pero se quedaban quietos, carecían de este vínculo.

El apego puede ser definido como un lazo afectivo que hay entre un niño o niña y una persona adulta, ya sea uno de los padres o un cuidador. Es un lazo de “dependencia emocional”. La hipótesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto.

Los niños y niñas con apego se caracterizan por ser amigables, cooperativos e independientes. Por otro lado, los niños y niñas que no poseen apego hacia otra persona se caracterizan por ser inmaduros, impopulares, dependientes de otras personas y propensos a la agresividad. Por ese motivo es beneficioso para ellos el mantener apego con otra persona.

Para determinar qué clase de padres tienen los niños, y, por tanto, cómo afecta la relación entre ellos a la personalidad de los niños y niñas, se diferenciaron cuatro estilos parentales, que presentan ciertas características que influyen en la personalidad del niño.


DIFERENCIAS DE ESTILOS PARENTALES Y SU INFLUENCIA EN LA PERSONALIDAD DE LOS NIÑOS Y NIÑAS


Tipo de
estilo parental
Características de padres/madres
Características de
hijos/as

Con autoridad

·  Prevalece el amor, el apoyo y el entorno hogareño.
·  Mantienen altas expectativas para sus hijos.
·  Refuerzan las reglas de la casa consistentemente (premiar o castigar)
·  Explican porqué unas conductas se aceptan y porqué otras no.
·  Tienen la opinión de los niños en la toma de decisiones.

· Felices
· Seguros de sí mismos.
· Curiosos
· Independientes
· Amigables
· Respetuosos
· Exitosos en la escuela



Autoritarios

· Poco amor, apoyo y entorno hogareño.
· Mantienen altas expectativas para sus hijos.
· Establecen las reglas de conducta sin tener en cuenta las necesidades de los niños.
· Esperan que las reglas establecidas se cumplan sin más.
· No tienen en cuenta la opinión del niño en la toma de decisiones.

· Infelices
· Ansiosos
· Con baja autoestima
· Sin iniciativa
· Dependientes
· Pérdida de habilidad social y
· conducta altruista.
· Agresivos
· Desafiantes



Permisivos

· Prevalece el amor, el apoyo y el entorno hogareño.
· Mantienen bajas expectativas para sus hijos.
· Raramente castigan una conducta inapropiada.
· Permiten que sus hijos tomen sus propias decisiones.

· Egoístas
· Desmotivados
· Dependientes
· Demandantes de atención
· Desobedientes
· Impulsivos
· Desobedientes

Sin implicación

· No proporcionan ningún apoyo emocional a sus hijos.
· Mantienen pocas expectativas para sus hijos.
· Tienen poco interés en la vida de sus hijos.
· Parecen abrumados por sus propios problemas

· Demandantes de atención
· Sin control sobre sí mismos (impulsivos)
· Baja  tolerancia a la frustración
· Pérdida de objetivos a largo plazo


Como veis, el tipo de padre/madre ideal es CON AUTORIDAD. es decir, un estilo de crianza respetuosa con la personalidad de cada niñ@ pero siendo firmes cuando hay que serlo, aunque se dan explicaciones de las decisiones tomadas en la medida de lo posible.

Todo esto supongo que suena fenomenal pero en la práctica será otra cosa muy distinta. ¿Cómo sois vosotr@s? ¿Qué opináis?

Un abrazo familia!


Sigue leyendo...

21 de marzo de 2018

10 cosas raras que hacen los bebés

Hola familia!

¿Cuant@s de vosotr@s se han preguntado en algún momento...”Y esto será normal?” ante algo que ha hecho vuestro bebé? Y es que estas pequeñas personitas son muy divertidas si las observas con atención. Hoy os voy a contar cuáles de éstas cosas son las que hace o ha hecho mi cachorra, aunque supongo que habrá veinte mil más. Ahí van!

El “atraco”: Manos arriba! Daniela tenía cuando nació un espasmo súper gracioso, y lo hacía sobretodo cuando dormía. De repente levantaba los brazos hacia arriba y hacia afuera, con las manos súper extendidas. Todo el mundo desde entonces dice que va a ser bailaora. Este tipo de espasmos son completamente normales, sobretodo de recién nacidos.

La “negación”: Esto lo empezó a hacer con unos 3 meses. Justo cuando está a punto de caer dormida o, incluso, una vez ha sucumbido al sueño, empieza a girar la cabeza de un lado hacia el otro a toda velocidad, como si te dijera “no, no y no!”. Desconozco porqué lo hace, creemos que simplemente le gusta y le ayuda a dormirse.

El “chasquido”: después de mucho investigar y preguntar, llegamos a la conclusión de que Dani truena la mandíbula simplemente porque ha descubierto que puede hacerlo. El sonido da grimilla, pero es normal. No obstante, no estaría de más vigilar la cacotas por si tuviera lombrices, ya que el tronar la mandíbula es uno de los síntomas l, aunque no siempre es así.

La “canción de ópera”: esos gritos maravillosos que despiertan a cualquiera y que se producen a cualquier hora, y que a veces parece que se van a dejar la garganta en medio del “canto”... Pues bien, es normal. Cuando empiezan a hacero (alrededor de los 4 meses), están descubriendo su voz, y poco a poco intentan graduarla. A veces son incómodos pero hay que aguantarlos!

La “tetilla invisible”: creo que esto lo hacen todos los bebés. Cuando duermen, en algunas ocasiones succionan como si tuvieran aún la teti/bibe/tete en la boca. Es divertido escuchar el sonido mientras duermen plácidamente.

La “práctica del abdominal”: muchos bebés (incluída la mía) empiezan a poner la tripa dura (o a “apretar”) durante o después de la toma, y de vez en cuando hacen hasta un pequeño gruñido. La mayoría de los papis y mamis podríamos interpretarlo como gases, pero en realidad su organismo está preparado para que en cuanto entra comida, el intestino empuje la ya existente hacia afuera. Para que esto ocurra de manera natural tienen que relajar el esfínter, y les cuesta aprenderlo. Mientras, hacen abdominales :)

El “achís”: es muy común que los bebés estornuden, porque no tienen otra forma de reaccionar si les pica la naricilla. No tiene por qué significar que están constipados. Lo mismo pasa con la tos. De todas formas, en ambos casos es bueno vigilarlo.

La “fuente”: esas regurgitaciones de moda con las que se ponen perdid@s. Son completamente normales hasta cierto punto. Si realmente estás preocupad@, puedes LEER AQUÍ cuándo hay que acudir al pediatra.

La “paleta de colores”: ya sabemos de qué colores hablo... no? Sí, exacto, del abono desperdiciado que son capaces de generar estos seres tan pequeños. Pasados los primeros días, cualquier color que pertenezca a las gamas del verde y del amarillo es normal. La diferencia está en que cuando son más verdecillas, les ha costado más digerir la lactosa, y por consiguiente suelen ser más líquidas. MmmMmm... qué rico...

El “aleteo”: cuando empiezan a descubrir su cuerpecillo y las cosas que son capaces de hacer con él, se divierten muchísimo (y a nosotr@s se nos cae la baba cual bulldog hambriento). Mi cachorra ha descubierto que puede mover los brazos de arriba a abajo como si quisiera volar, a una velocidad que ni el AVE. Lo hace hasta dormida, supongo que para seguir practicando. Es normal, no tienen complejo de pájaro ni nada ;)

Y vuestros bebotes, ¿también han “sufrido” alguna de estas cosas rarunas? ¿O por el contrario han hecho otras? 

Un abrazo familia!
Sigue leyendo...

7 de marzo de 2018

12 meses para cambiar el mundo

Hola familia!


Llevaba unos días dándole vueltas a la azotea para crear un "challenge" divertido para que os animárais a participar. Pero lamentablemente ayer me desperté con esta noticia, lo que me ha hecho plantearme seriamente la suerte que tenemos de haber "caído" donde hemos caído. Por eso he decidido dejar el reto divertido para más adelante y empezar con uno que realmente es necesario.

Así que os invito a participar en esta bonita iniciativa. Es muy simple: ayudar una vez al mes en algo que podamos, como donar ropa, comida, juguetes o libros. Hay un montón de puntos de recogida de Cruz Roja, por ejemplo, y seguro que por desgracia tenéis comedores sociales cerca de casa. 

En este mes de marzo, el reto será la ropa. ¿Cuánto hace que no os ponéis esa sudadera que tenéis guardada en el trastero? O esos pantalones de campana guardados en el altillo por si vuelven a estar de moda? Pensemos que hay gente que verdaderamente NECESITA esa clase de bienes materiales que para muchas de nosotras son un lujo al alcance de la mano. 

Como veis yo ya tengo preparado mi "ajuar" y mañana por la mañana lo llevaré al punto de recogida más cercano. Sé que en el tema de la ropa hay mucha gente que saca provecho de ello, que mucha acaba en mercadillos o tiendas de segunda mano, pero también quiero pensar que aún quedan personas decentes en el mundo y que yo puedo contribuir a mejorarlo.

Si, como a mí, se te va un cachito de alma cada vez que ves imágenes de guerras, niños sufriendo y gente desesperada que lo ha perdido todo, colabora a tu manera y sube tu foto a Instagram con el hashtag #crazycaoschallenge para que todo el mundo se sume y entre todos hagamos nuestra pequeña gran montaña de arena. 

Os dejo algunos puntos de recogida de diferentes organizaciones para facilitaros el trabajo:



¿Te apuntas y cambiamos el mundo?


Sigue leyendo...

1 de marzo de 2018

5 claves sobre la maniobra de Hamilton

Hola familia!

Anoche mientras miraba a mi cachorra quedarse dormida después de su bibe de la cena, me dio por pensar en todo lo que viví las últimas semanas de embarazo. Una de esas cosas fue la visita al ginecólogo una semana antes de dar a luz. Casi de 40 semanas y con un triponcio enorme, allí nos plantamos Marido y yo a ver a D en blanco y negro por última vez.

Después de la eco, la gine me dijo "vamos a hacerte un tacto a ver que tal vas". Pero ese tacto no fue como todos los demás que me habían hecho hasta entonces. Ese dolió. Dolió de verdad. Al decírselo se limitó a contestar "es para ver si ayudamos a que la peque se decida a salir". Y punto. Nada más, ninguna explicación, salvo las posibles consecuencias una vez terminó.

Claro está que en cuanto llegué a casa busqué y busqué en internet hasta dar con la clave. ¡Ay! Qué poco me gusta haber sido primeriza. Pero de todo se aprende. 

Como me hubiera gustado saber lo que sé ahora, quiero compartir con vosotras esta información para que no os pase lo mismo.

QUÉ ES LA MANIOBRA DE HAMILTON

Es un tacto bastante doloroso que se hace al final del embarazo para intentar provocar el parto.

EN QUÉ CONSISTE

Se lleva a cabo introduciendo uno o dos dedos a través del cuello del útero y se gira imitando el movimiento de una peonza para separar la bolsa amniótica de la pared del útero.

CUÁNDO PUEDE HACERSE

Cuando el embarazo esté a término y el cuello del útero esté dilatado al menos 1 cm.

POSIBLES CONSECUENCIAS

  • Puede provocar el parto. Se considera que es así si esto sucede dentro de las 48 horas posteriores al tacto. Si no, es que ha fracasado.
  • Puede producir un leve sangrado debido a la rotura de unas membranas que se encuentran en la zona. No tiene importancia siempre y cuando sea LEVE.
  • Puede provocar la rotura de la bolsa sin que te pongas de parto, lo que conllevaría a la inducción del mismo quitándote la oportunidad de hacerlo de forma natura.
  • También puede provocar contracciones dolorosas que no llevan a ningún sitio, es decir, que no te pones de parto.

ANTES DE HACERLA

Y aquí viene lo bueno. Lo que de verdad interesa que sepas: el o la ginecóloga DEBE informarte antes de hacerla, ya que necesita tu CONSENTIMIENTO. Como he sufrido en mis carnes esto no siempre es así, y se aprovechan del desconocimiento para llevarla a cabo. 

Así que si estás en una etapa avanzada PREGUNTA siempre antes de que te hagan un tacto y RECHAZA o CONSIENTE que te haga la maniobra.

_________________________________

Un blog al que sigo desde hace bastante, llamado "El parto es nuestro", tiene un artículo que es ASÍ de rudo con estas prácticas. 

Espero que la información os ayude a aumentar vuestro conocimiento y reducir la inocencia de que tenemos las primerizas en estos temas, ya que muchas de las veces nos quitan el PODER DE DECIDIR cómo queremos las cosas, cuando en la mayoría de los casos el embarazo y el parto es un PROCESO FISIOLÓGICO más que no necesita de ninguna intervención.

Y vosotras, ¿lo sufrísteis? ¿Os avisaron antes? 

Un abrazo!
Sigue leyendo...

26 de febrero de 2018

Bebés: esos seres con vida propia

Hola familia!

Hoy traigo una entrada que quiero que os la toméis muy en serio, porque no es para menos. Hoy en día hay un conflicto moral en torno a casi cualquier cosa, pero cuando se trata de los hijos es verdad que ciertos límites no se deben sobrepasar, más que nada por su propia seguridad.

Antes de ahondar en el tema, os voy a contar una pequeña anécdota. Cuando supe que estaba embarazada, me descargué una aplicación que se llama “Embarazo y bebé día a día”, la podéis encontrar AQUÍ. Hay muchas aplicaciones parecidas, pero esta me gustó más porque es muy completa y a parte de contarte el desarrollo del embrión, feto y bebé tiene un montón de consejos, guías y dudas resueltas que solemos hacernos las primerizas.

El motivo por el que os cuento esto es la opción del foro. Mirad que nunca he sido de registrarme en ningún sitio ni en ningún chat de esa clase (bueno, ni de ninguna en realidad), pero en esa ocasión me dio por ahí. Y gracias a eso se creó un grupo de WhatsApp con mamás de España que íbamos a dar a luz en el mismo mes, en octubre de 2017. A día de hoy seguimos manteniendo relación ya somos como amigas de toda la vida (un saludo a A., A.B., M., F. Y C) y gracias a ellas he encontrado muchas veces el desahogo a mis dudas, frustraciones y desencantos de la maternidad. Por descontado están las risas y las bromas.

Fue precisamente A.B. quien me dio la idea de escribir este post, así que en su honor voy a ello.

Como decía al principio, hay fronteras que no se pueden cruzar, y una de ellas es la seguridad de tus hijos. Por eso, me gustaría compartir con vosotr@s cosas que NUNCA se deben hacer a través sobretodo de redes sociales.

  • Si tu niño o niña va a una escuela donde utilices uniforme, no la subas a internet. Estás dando pistas de dónde encontrarle.
  • Intenta evitar que salga tu casa de fondo, sobretodo si vives en un unifamiliar. Procura que no aparezca el número del portal o la calle.
  • La hora del baño es algo íntimo, y hoy en día muchas de las fotos de bebés y nin@s desnud@s pieden acaban en manos indeseadas. Lo mismo si están en ropa interior o en bañador.
  • Por descontado no sacar la matrícula de tu vehículo u otros datos que puedan facilitar a cualquiera el poder acceder a vosotr@s.

Parecen puntos tan obvios... ¿verdad? Pues no lo son tanto. A diario me encuentro fotos en redes sociales como Facebook o Instagram de menores que “infrinjen” alguno de ellos. Para estas cosas más vale prevenir que curar. 

Antes de finalizar, si eres una mamá o un papá confiado y que cree que ha enseñado bien a su peque por ejemplo a no irse con extraños, te dejo AQUÍ un experimento que vi hace no mucho en internet. Después de verlo, me gustaría que comentárais qué os ha parecido y qué opináis al respecto.

Un abrazo familia!!
Sigue leyendo...

22 de febrero de 2018

Primer trimestre de vida

Hola familia!

Ya tocaba actualizar los progresos de mi pequeña D. Ahora tiene cuatro meses y medio, así que el siguiente post lo haré a los seis meses. Sin más os paso a contar los hitos que ha ido consiguiendo con nuestra ayuda.

El martes 10 de octubre por la noche, cuando nació, D pesó 3480gr y midió 51cm. Parecía literalmente un bollito recién salido del horno. Vino al mundo sin llorar y muy despierta, atenta a todo. Pasamos un día y medio en el hospital y el jueves después de comer nos fuimos a casa. Se la presentamos a Po, nuestro teckel de pelo duro. La verdad es que el perro pasó de la peque y a día de hoy sólo investiga la papelera de los pañales. Veremos a ver cuando D empiece a gatear y le tire del rabo :)

El primer mes fue el más durillo porque todo es nuevo, la lactancia nos fue regular porque las pezoneras la dificultaban mucho, y D se cansaba enseguida, siempre quería brazos (cosa que no le he negado jamás)... Al poco tiempo de comer volvía a tener hambre, y así todo el rato. Yo aún con los puntos, cansada y sin dormir, harta de escuchar que si se iba a malacostumbrar, que si tenía que dormir aquí o allí, que si... Pero de verdad que no he sido más feliz en toda mi vida. 

Al cabo de primer mes ya sujetaba la cabeza. Se ponía súper tiesa para intentar verlo todo (se supone que no ven casi nada cuando son tan peques). El cordón se le cayó justo a la semanita de nacer, de madrugada mientras la cambiaba el pañal. Me dio un poco de pena... Al fin y al cabo es lo que nos había unido durante nueve meses. 

La primera sonrisa a conciencia la echó con un mes y tres días. Pensarás “vaya loca ésta que se va apuntando todo”. Pues no, pero casi. Uso una app en la que puedes ir subiendo fotos de forma privada y automáticamente te calcula el tiempo de vida a raíz de la fecha de nacimiento. La recomiendo un montón porque además puedes compartirlo con la familia (en el caso de que les tengas lejos como yo te evita el tener que mandar 20mil WhatsApp de fotos). Y NO, no me patrocinan ni nada jajajajaj es simplemente que le veo esa utilidad. Se llama LifeCake.

En la revisión de los dos meses, es decir, en diciembre, el pediatra nos dijo que estaba en un peso muy bajo y que debíamos meter biberón como ayuda, pero siempre después de la teti. Esto funcionó durante algún tiempo, pero D no es de trabajar gratis y con el bibe come mucho más rápido y con menos esfuerzo, así que nuestra lactancia duró 3 meses justos.

El momento que más me sorprendió (bueno, de hecho me puse a llorar cual actriz de telenovela) fue con su primera carcajada. Qué sonido más bonito ❤️. Fue con 3 meses y 8 días, después de las fiestas de mavidad. Dijo “ahora que no están los abus pa verlo voy y me escojono río toíta. Por cierto, lo grabé en vídeo. Soy la nueva mamarazzi jajajaj. Por aquel entonces ya estaba aflorando su carácter. Y no lo digo con tono negativo. Es una niña súper simpática y con sus manías, como por ejemplo que odia las diademas y los gorros. Es así, igual que su madre a su edad 😀

Y poquito antes de cumplir los 4 meses aprendió a sacar la lengua. Ahora te imita o simplemente te la enseña sin más porque ya sabe hacerlo 😊

Volviendo al principio y poniéndome una medallita: mi niña ahora se duerme en el carrito, en su hamaca, en la cama solita... Los brazos y el amor NUNCA son malos. Un niño o una niña no se malacostumbran a que los quieras. Te necesitan, necesitan tu calor, tu olor, el de su madre, porque es lo único que conocen. Todo son etapas, y pasan volando. Me alegro de haber cogido a mi hija todo lo que me ha dado la gana y cada vez que lloraba. El tiempo me da la razón.

Y vosotr@s, ¿os sentís identificad@s? ¿Cuáles son los avances de vuestros beibis? 

Un abrazo!

Sigue leyendo...

20 de febrero de 2018

Regurgitación vs Reflujo

Hola familia!
Este es un tema que trae cola porque siempre se tiende a confundir ambos términos. Como ya he comentado en más de una ocasión, mi pequeña D regurgita lo más grande con cada toma, pero hasta antes de ayer no necesitaba tratamiento. Para que puedas entenderlo mejor he decidido escribir este post en un intento de disipar esas dudillas que se tienen al respecto.


Para empezar vamos a intentar saber un poco más acerca de cómo funciona el estómago de un bebé. Cuando nacen, su estómago es muy pequeñito, como puedes ver en la foto. Por eso es normal que al principio echen bastante leche después de cada toma, coman menos y lo hagan con más frecuencia. A medida que va pasando el tiempo su estómago crece y con ello su capacidad.

Otro factor a tener en cuenta es la inmadurez del cardias. ¿Y eso que es? Es la válvula situada entre el esófago y el estómago que se encarga de regular el paso de los alimentos, impidiendo que éstos "salgan" una vez que entran. Esta válvula se termina de desarrollar entre los 6 meses y el año de edad, ya que con la introducción de los alimentos sólidos se hace más fácil controlarlos. 

Una vez dejado claro estos dos puntos, vamos a ver la diferencia entre ambos términos. La regurgitación se produce habitualmente después de las tomas, y son cantidades de leche pequeñas no digerida de forma continuada, aunque el bebé no hace fuerza ni tiene incomodidad al expulsarla. Es más, muchas veces se ríen l@s jodí@s bribones ¿verdad? Sin embargo, podríamos definir el reflujo como la expulsión molesta y brusca, a veces precedida de náuseas, de cantidades de leche ya digeridas (con aspecto y olor similares al requesón).

¿Cuál es el problema y por qué han tenido que empezar a medicar a D con omepreazol? (Cada pediatra te recetará lo que crea conveniente en base a cada situación y bebé). Pues que las regurgitaciones continuadas terminan por dañar la mucosa del esófago y favoreciendo el reflujo. Entonces, ¿hay algo que podamos hacer? Pues aunque no siempre funcionan al 100% sí que podemos intentar los siguientes truquillos -


  • Alimentar a nuestro bebé de la forma más vertical posible y mantenerlo así hasta aproximadamente media hora después de la toma. Es cuestión de gravedad.
  • Intentar que el entorno a la hora de comer sea un momento tranquilo para que no le produzca ansiedad o se distraiga.
  • Intentar que echen gases a mitad de la toma. Esto por ejemplo con mi cachorra ni de coña no lo podemos hacer porque la lía "parda" si le quitas su bibe antes de que se haya saciado, y termina siendo peor el remedio que la enfermedad.
  • El tamaño de las tetinas también es muy importante, porque aunque esté en el rango de la edad recomendada, puede que no sea la que mejor le va a tu hij@. Si sale más cantidad de leche de la que tu peque puede asimilar, será más fácil que le eche después. De la misma
    manera, si sale muy poca cantidad tragará más aire lo que le provocará más gases, más eructos y por consiguiente más regurgitaciones. Por ejemplo, D usa los biberones Twistshake y come aún con las tetinas de la talla S porque con la M se atraganta de la cantidad de leche que sale.
  • También puedes intentar dar más tomas con menos cantidad, y no esperar a que esté desesperad@ de hambre. 
  • Y como medida recurrente en pediatría, existen infinidad de leches artificiales antireflujo en el caso de que tu peque tome bibe, si está con lactancia materna obvia este punto (nada mejor que la teti!).
Entonces, ¿cuándo deberíamos ir al pediatra? Pues cuando el bebé se muestre inquieto, irritable, no gane peso, rechace la teti o el bibe o al echar la leche lo haga de forma brusca y llorando. Vamos, cosas lógicas.

Aquí y aquí podéis ver que la Asociación Española de Pediatría da más o menos las mismas pautas que os he descrito arriba. 

Mi experiencia - con D el pediatra nos dijo toooodo esto que os acabo de contar, pero ha ido a más y cada vez más cantidad, por lo que ha preferido poner tratamiento antes de que derivara en reflujo. Y no te creas que es mano de santo, que para darle el omeprazol a la fiera hay que sacarse un máster antes, así que ánimo y paciencia!

¿Y vosotr@s? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia? ¿Qué tratamientos os ha mandado el pediatra?

Un abrazo!


Sigue leyendo...

10 de febrero de 2018

Básicos bebé: muselinas y baberos


Hola familia!

De verdad que cuando compré muselinas y baberos por primera vez, aún estando embarazada, no sabía que se ensuciarían a un ritmo que ni Eduardo Manostijeras podando setos. Si tu bebé regurgita mucho, como mi pequeña D, vas a necesitar cantidades ingentes. Para que te hagas una idea: mi cachorra cada vez que come ensucia entre 3 y 4 baberos (no, no exagero) y come de 5 a 6 veces... Si echas cuentas (tranquil@, ya te digo yo el resultado) son 24 BABEROS SUCIOS AL DÍA. Y mi lavadora también necesita dormir.

Al usar el mismo número de baberos que horas tiene el día, me he hecho toda una sheriff en búsqueda y captura de las mejores opciones para D. Así que sin más preámbulos os detallo las cositas que he ido probando en estos cuatro meses de vida como mami.

Muselinas

Estas gasitas finas de diferentes tamaños son muy útiles y tienen bastantes usos. En concreto yo las utilizo para ponérmelas en el hombro cuando mi beba tiene que echar los gases, porque siempre vienen con regalo; para limpiarla cuando regurgita o para ponerla doblada a la mitad en la cuna o en la cama (sí, hacemos colecho) a la altura de la cabeza porque cuando se va a dormir le encanta taparse con ella. 

Ya veis, con todos los “dou-dous” que le compramos y nos regalaron y todas las noches que dormí con ellos para que cogieran mi olor, y mi cachorra pasa de ellos. Pero bueno, que me lío. Ese es otro tema.

Seguro que has oído alguna vez eso de “lo barato sale caro”, ¿no? Pues bien, no siempre se cumple. Las muselinas que vende Primark, por ejemplo, cuestan 4€, vienen 3 y son bastante grandecitas (50x50 cm aprox.). La pega es que, aun siendo de algodón, el tejido es de peor calidad que otras que hemos probado. ¿Cómo se traduce esto? Pues que “calan” bastante más rápido. Peeeeero la ventaja es que por lo que cuestan, te puedes hacer con un ajuar importante.

Otras que nos gustan mucho son las que vende la franquicia ZARA Home. Las podéis encontrar AQUÍ y son cuadradas, más pequeñas que las primeras pero también más gorditas. Vienen en packs de 2 o 3 y cuestan 10€, además de tener varios modelos. Nos encantan porque cumplen su función y no se desgastan nada cuando las lavas, cosa que no podemos decir de ÉSTAS de El Corte Inglés. Y de aquí el refrán: vienen 4, cuestan 20€ y después de dos lavados acaban como en la foto. Imaginaros un pendiente ahí enganchado, o que se atrapa la manita por la noche. Gracia ninguna, ¿verdad?

En tiendas online debes tener cuidado y mirar bien todos los detalles, no sea que te pase como a mí y recibas estas “muselinas” de la foto, que con lo pequeñas que son ya me contarás que hago con ellas. 

Sin embargo hay sitios que merecen la pena. Hace poco he tenido el placer de probar las gasas de Mimuselina y no tienen nada que ver. Son más grandes que ninguna que hayamos probado (1x1m), lo que te permite otros usos como taparte para dar el pecho (si eres vergonzosilla), arrullar al bebé, taparle en el carrito y un largo etcétera bien incluído en una guía como la de la foto junto a tu paquete para que no se te escape ninguna posibilidad.

El tejido es de algodón igual pero es una pasada. Supongo que como hacemos nosotros, tú no utilizarás suavizante si tu cachorrín aún es muy peque. Pues estas muselinas no se quedan “acartonadas” cuando las lavas. De hecho de todas las que os he descrito son las únicas que tras 3 lavados han seguido suavitas como al principio. El precio ronda los (11€/ud) y las podéis encontrar AQUÍ. Además tienen diseños muy chulos de esos que quedan genial en las fotos de Instagram ;)

Baberos

Al igual que con las muselinas, hemos probado baberos de todas las formas, colores y tamaños. A ver cómo lo cuento para que este post no se convierta en el nuevo Quijote.
El estilo que más nos gusta es rollo bandana, como los de la foto (si quieres conseguirlos ve a mi perfil de Instagram antes del 14 de febrero!!). Primero porque parece que visten más y segundo porque son más cómodos al ir con corchetes en vez que con el clásico cordón que tienes que andar abrochando y de paso pillándole los pelos a los peques.

Las marcas que han entrado a casa son:

  • H&M, como éstas, que vienen en packs de 3 y cuestan unos 7€.
  • Primark, que vende paquetes de 3 y salen por 2€. Puedes encontrarlas AQUÍ. La mayor pega es que el velcro es malucho y enseguida captura todas las pelusas que encuentra, así que al cabo de poco tiempo deja de  pegar y hay que renovarlas.
  • De vuelta con El Corte Inglés, aunque aquí sí hay que decir a su favor que tienen algo que ninguna otra tiene: una de las caras es impermeable. Esto es bastante importante porque de esta manera las babitas o la leche no cala ni les moja el pechito. Puedes encontrarla AQUÍ. La pega: cada unidad cuesta 9€.
  • Mimuselina, tienda online de la que os hablaba arriba. También tienen baberos y babitas con tela de gasa y mensajes que enamoran (de mayor quiero ser como mi mamá ✨). El precio de la unidad ronda los 6y vienen en paquetes de 3.
  • Amazon. Creo que me he vuelto yonki de las compras aquí. Marido dice que siempre estamos esperando un paquete, y no le falta razón. A parte de la leche de D, suelo comprar bastantes cositas que merecen la pena, y entre ellas baberos como los que he sorteado en Instagram o ESTOS otros. No están mal de precio (12 baberos por 13€ y la calidad, aunque no es muy buena, tampoco es mala del todo .
Aún nos queda camino que recorrer, cuando mi cachorra empiece en un par de meses a comer "sólido" tendremos que actualizarnos y buscar baberos que desintegren los restos de comida (¿existirán?). Espero que esta pequeña entrada te sirva para conocer de antemano los diferentes tipos y precios de cada cosa y no te vuelvas loc@ comprando de todo (aunque, qué demonios, eso es lo bonito de la maternidad).

Un abrazo!
Sigue leyendo...

7 de febrero de 2018

Rotavirus y Bexsero: lo que debes saber

Hola familia!

A mi cachorra la vacunaron hace poco de la meningitis y cuando tenía dos mesecillos le pusieron también la primera dosis del rotavirus. De sobra está decir que estas vacunas no están cubiertas por la Seguridad Social y es decisión de cada padre y madre si ponerlas o no. En nuestro caso, aconsejados por dos pediatras diferentes y un cirujano pediátrico que tenemos en la familia, decidimos ponérselas. 

El motivo de más peso (sobretodo con la Bexsero, que es la de la meningitis), fue que por experiencia los bebés que contraían la meningitis aun teniendo solo una dosis puesta se recuperaban con mayor facilidad y quedaban secuelas (en el caso de que las hubiera) bastante más leves que los que no habían sido vacunados. Dicho esto hablemos de estos nombres tan raros.

Qué es eso de Bexsero y por qué no la cubre la seguridad social?

La vacuna Bexsero es la recomendada por los pediatras para inocular el virus de la meningitis. Las dosis necesarias dependen de la edad, aunque las recomendaciones son las siguientes: 

  • Si comenzamos la vacunación a los 3 meses, serían 4 dosis y se pondrían a los 3, 5, 7 y 13 meses respectivamente (se separan 30 días de la vacunación oficial de niño sano de la seguridad social para evitar que la reacción sea mayor)
  • Si retrasamos la vacunación y la empezamos entre los 6 y los 23 meses serían 3 dosis.
  • Y si empezamos a vacunar más tarde de los 2 años serían únicamente 2 dosis separadas al menos dos meses.
Cada dosis cuesta alrededor de 106€ y deberéis, en el caso de querer ponerla, solicitarla en vuestra farmacia con al menos 5 meses de antelación, ya que es bastante difícil de conseguir. Para que os hagáis una idea, nosotros la reservamos en junio, D nació en Octubre y la vacuna llegó en diciembre.

Esta vacuna no está cubierta por nuestro sistema sanitario porque la incidencia en España es muy baja (0,77 por 100.000personas/año), por lo que el Ministerio de Sanidad no lo considera oportuno (y así lo indicó en un comunicado de 2015 que podéis ver AQUÍ)

¿Qué riesgos tiene?

Empecemos diciendo que la meningitis es una enfermedad grave y potencialmente mortal. También interesa saber que el Reino Unido, que incluyó esta vacuna en su agenda de vacunación a nivel nacional hace ya casi dos años (2016), publicó los resultados de la vacuna tras un año observándose que la cantidad de afectados con respecto al año anterior (en el cual no había vacuna) se redujeron a la mitad (si estáis puestos en inglés, podéis leer el artículo AQUÍ)

Según el artículo publicado por la revista científica Anales de Pediatría (de la Asociación de Pediatría Española -APE) acerca de la seguridad de la vacuna (AQUÍ podéis leer el artículo completo) en la mayoría de los casos la reacción más común es fiebre y dolor e hinchazón en la zona del pinchazo.

Hay veces que esta vacuna provoca la llamada "Enfermedad de Kawasaki", según recoge el CAV (Comité Asesor de Vacunas), aunque en menos de un caso por cada 10.000, que además tiene cura.

Y el Rotavirus, ¿qué?

El rotavirus es la principal enfermedad que causa gastroenteritis aguda infantil en todo el mundo. La principal complicación que tiene es la deshidratación, motivo de la mayor parte de ingresos en España. La transmisión es fecal-oral y puede contagiarse generalmente por el contacto con otros niños en la guardería/colegio o con los padres o cuidadores a través de las manos.

En nuestro país disponemos de dos vacunas orales con eficacia probada: RotaTeq y Rotarix. Dependiendo de cuál administremos tiene un número de dosis: en el caso de la primera son 3 dosis y en el caso de la Rotarix sería únicamente dos. Las pautas de vacunación según el CAV (y cito textualmente) son las siguientes:

"La vacunación debe iniciarse a partir de las 6 semanas de vida y antes de las 12 (a los 3 meses ya es tarde). Un buen momento es administrarla simultáneamente con las vacunas de los dos meses.

Las dosis deben espaciarse entre sí al menos 1 mes. Además, la pauta ha de estar completada antes de las 24 semanas (casi 6 meses) de vida, en el caso de Rotarix, o 32 semanas (casi 8 meses) en el de RotaTeq.

Esta vacuna se administra exclusivamente por vía oral (bebida) y se recomienda que sea aplicada por un profesional sanitario. Es importante utilizar durante toda la serie de vacunación el mismo preparado, Rotarix o RotaTeq, pues no son intercambiables."

El precio de estas vacunas es de 93,66€ en el caso de Rotarix y 69,50€ en el caso de RotaTeq.

¿Qué efectos secundarios tiene?

Estas vacunas han demostrado, tras varios estudios sobre los efectos secundarios, ser seguras. Aun así, entre las posibles complicaciones están los vómitos, la diarrea y la fiebre moderada, los tres de forma leve. En casos más aislados puede presentarse broncoespasmo, urticaria o heces con sangre (esto último debe ser valorado de forma urgente por un profesional).

Con todo, la Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación universal frente a este virus de todos los lactantes en el tiempo correspondiente.

Pues hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os ayude a tomar la mejor decisión para vuestro peque. Si te ha gustado y crees que puede interesar a tus amigos, no dudes en compartir a través del link debajo del post.

Un abrazo!
Sigue leyendo...

31 de enero de 2018

Básicos bebé: chupetes


Hola familia!

Me voy a aventurar en esto de hacer comparativas de productos de bebés. Hoy para estrenarme he elegido el pipo, el chupe, la chupa, el tete, el bobo, el chupón... Mil nombres tiene a lo largo y ancho del mundo y una sola función: calmar a nuestro retoño.

Fíjate las cosas curiosas que tiene la vida que siempre dije que no lo utilizaría porque me parecía absurdo dar algo a un bebé para hacerle dependiente de él y luego quitárselo (entiéndase con el paso del tiempo, no en el momento, que pa eso hay que ser un poco cabroncete). Peeeeeero como todo en este mundo mi opinión cambió y ya ves, aquí me tienes a punto de escribir una entrada sobre tetes, que es como le llamamos en casa.

Antes que nada he de decir que mi cachorra no quiso chupete hasta casi los 3 meses, ella era su teti y nada más. Cuando, por recomendación del pediatra, le introdujimos el biberón, sí que fue aceptando poco a poco ese objeto extraño que calma pero no da alimento.

Como soy muy fan de investigarlo todo, me junté con 12 chupetes de diferentes marcas. Algunos incluídos en canastillas que conseguí estando aún embarazada y otros que compré a raíz de que los primeros no le gustasen. Por eso, y para no hacer de este post un testamento, hablaré sólo de los que mi canija ha "consentido" usar :)


En el puesto número uno tenemos ESTE de Dr. Brown, el cual me costó la misma vida encontrar porque no en todas las farmacias lo tienen (vaya, en casi ninguna) y por internet salía un pico con los costes de envío. Este chupe es el "fav" de mi pequeña D. Es muy parecido a la tetina del bibe y todo de silicona lisa. 




Digo "lisa" porque ESTE OTRO de Philips Avent, aun siendo todo de silicona igual, la tetina la tiene rugosa. Ni qué decir tiene que también lo compramos y se ha quedado para jugar, porque a D no le gusta esa leve rugosidad. Los contras de estos tetes es que se llenan de mierda con facilidad. Y digo mierda porque a la silicona se le pega de todo: polvo, pelusas, pelos... Hay que lavarlo con bastante frecuencia.


Por otro lado, otra marca que nos ha funcionado bastante bien es Suavinex, con ESTOS CHUPETES que son los que compramos a D para ir probando cuáles le gustaban. La pega, lo cual me sorprendió bastante, es que en seguida le sale suciedad entre la tetina y el plástico del chupete. Ni hirviéndolo se quitó, así que su vida útil fue de unas tres semanas. Con lo cual, y a mi parecer, no sale a cuenta. Otra cosa que me parece una tontería de este chupete es el aro que supuestamente brilla en la oscuridad. Vale, brilla si ha estado expuesto a la luz, pero olvídate de encontrarlo en mitad de la noche, que es lo que "parece prometer".



Y por último, aunque a D no le gustan demasiado, sí que ha cogido alguna vez cuando se cansa de los demás alguno que tenemos con la tetina plana, como la de la foto. Algunas marcas que venden esta clase de tetes y que nosotros tenemos por casa son Mercadona (que además están libres de Bisfenol A), Tutete (te da la opción de elegir la tetina que más le guste a tu bebé) o Mam (lo venden en la mayoría de las farmacias y hay modelos que "brillan en la oscuridad").




Espero que esta pequeña guía os ayude a conocer las distintas clases de chupetes y sus ventajas e inconvenientes. ¿Vuestros peques cuáles prefieren? ¿Habéis tenido alguna buena/mala experiencia a destacar? No dudéis en dejarlo en los comentarios y, si os ha gustado, dedos arriba!








Sigue leyendo...

27 de enero de 2018

Lo que no te cuentan


Hola familia!

Pues sí, hoy os traigo un post sincero, abierto, sin tabúes ni complejos, acerca del embarazo, parto y cuarentena en clave de humor. Porque es una época idealizada donde pocas veces (o ninguna) se cuentan los pormenores de esta nueva aventura.

Con poquito que investiguemos en internet podremos encontrar los cambios más notorios: el oscurecimiento de los pezones, la línea alba, las estrías, el aumento de peso, el cambio hormonal... Pero nadie entra en detalle. A mí me hubiera gustado saber ciertas cosas, así que os voy a compartir mi sabiduría dividiéndola en 3 bloques. Empecemos con el primero.

EMBARAZO

Durante el embarazo suceden muchísimos cambios a nivel físico y emocional. Normal, tu cuerpo va a crear una personita! Esto conlleva mucho esfuerzo! Por lo tanto, puede que te caigas por los rincones de sueño, sobretodo durante el primer trimestre. Y cuando digo caerte por los rincones lo digo literalmente. Es un sueño que te atrapa. Vaya que ni de resaca había sentido yo tal cansancio.

Por otra parte, tus tetis. Cuando leas que te crecerán y se oscurecerá la aoreola, imagínate dos melones con una galleta oreo en ambos vértices. No, no exagero. Te comprarás sujetadores de dos y tres tallas más grandes a lo largo del embarazo, porque cuando pensabas que ya no crecerían más, tienes la subida de leche.

Las odiosas estrías. A ver. Este tema es obvio: si la piel se estira y no se mantiene suficientemente hidratada, salen estrías. Y lo mismo pasa DESPUES DE DAR A LUZ. No porque hayas parido tienes que dejar de echarte crema, ya que la piel se "encoge" rápidamente y es el mismo proceso pero al contrario. Para evitarlo, hidrata. Desde el principio. Úntate en crema Nivea de lata azul (la de toda la vida) hasta que quedes blanca cual fantasma todas las noches, así sólo manchas los pijamas :) Y no cometas mi mismo error. Como decía antes, las tetis también crecen. Así que hidrátalas!

Otro cambio importante son tus pulmones. Llegará un punto (antes de lo que esperas) en que te ahogarás paseando al perro o haciendo la colada. De nuevo no exagero. Es impresionante. Eso es porque el útero se expande y desplaza a los órganos que "estorban" hacia arriba y a los lados. 

Otro de esos órganos es la vejiga. Te harás pipí todo el rato. Sobretodo en el primer y tercer trimestre. Pero luego irás, serán dos gotas y te cabrearás maldiciendo la pérdida de tiempo y de sueño (sí, también despertarás por la noche aunque hasta ahora hayas sido una marmotilla, como fue mi caso).

Y esto me lleva a la cama :) Olvídate de dormir boca abajo, claro. Si eres de las personas que nunca duermen así, enhorabuena! No sabes de la que te libras.

Por otra parte, algo muy poco conocido son las diástasis. En las embarazadas hay dos especialmente típicas: la abdominal y la de cadera. La diástasis no es más que la forma de decir que los músculos o ligamentos se han separado más de lo normal. A mí me tocó vivir la de cadera, y qué mal. En serio. 

Embarazada de 8 meses, no podía levantar los pies del suelo (esto lo digo literalmente, vaya, que no podía subir el bordillo de mi casa), tumbarme de lado, conducir o ponerme las bragas. Sí señor@s, hasta en eso me tenía que ayudar Marido. Creo que es lo más jodido después del parto que me ha tocado vivir. Es muy frustante volverte dependiente de la noche a la mañana. Por cierto, cuando me pasó esto, mi ginecólogo nos recomendó una vacuna que de forma habitual se utiliza para madurar los pulmones de los bebés estando aún en la tripilla, pero al ser anti-inflamatoria y llevar corticoides, me vino genial (por lo menos pude volver a andar).

Los sentimientos, aunque suene a cursilería, se agrupan y manifiestan para hacer boicot a tu cerebro con pancartas como “¡Nos gusta!” y “¡Lo odiamos!” al mismo tiempo. Cualquiera ajeno te diría que o tienes doble personalidad o se te ha ido la cabeza. La más mínima cosa podrá hacerte reír, pero también llorar. Recuerdo un día que se me saltaron las lágrimas porque comimos en el burguer y me pusieron pepinillo en la hamburguesa. Muy heavy. 

Y ten una cosa clara. Desde que te quedas embarazada lo importante es el bebé. ¿Qué pasa? Que como no pueden hablar con él te preguntan a ti todo el rato. Pasas a ser la prota de tu propia telenovela. Pero cuando das a luz... Ay amiga, olvídate. Todo irá enfocado a tu retoño. Pero te dará igual porque serás feliz.

PARTO

Bueno, esta parte es la más comentada. No sé por qué todas las conocidas se afanan en contar su experiencia (la mayoría de veces mala) para que tú estés tranquila y no te agobies (nótese la ironía).

A ver, parir duele. Hoy en día existen métodos para paliar el dolor si así se desea. Pero hay que tener en cuenta un par de cosas. Las contracciones las tienes que pasar sin epidural al menos hasta que estés de 3 cm. Cada una tenemos el umbral del dolor a un nivel diferente, y depende de bastantes factores:

- Si te lo tomas con filosofía y dejas a tu cuerpo actuar sin ponerte tensa, se lleva bien. Por el contrario, si luchas contra el dolor encogiéndote o estando nerviosa es peor.

- Si es un parto inducido, normalmente las contracciones son más dolorosas porque los medicamentos aceleran el proceso y el cuerpo pasa de 0 a 100 en 4,8 segundos, como los coches de las pelis.

- Puede ocurrir que cuando te pongan la epidural no haga el efecto deseado y sólo te duerma un lado, o de cintura para arriba (con lo cual no te duelen las contracciones pero el expulsivo lo haces “al natural”) o directamente no haga efecto. Pero es una práctica bastante extendida, así que si tu decisión es ponértela, lo más probable es que todo vaya bien. Yo hubiera agradecido saber estas “excepciones” y me hubiera preparado mejor mentalmente por si acaso.

El miedo a la epidural no tienes por qué tenerlo. Antes de ponértela te anestesian la zona, asi que no duele. Lo notas, igual que notas que te enredan los dientes en el dentista, aunque sin dolor.

Si eres de las vergozosillas que se mueren al pensar en estar ahí espatarrada, tranquila: te dará igual todo porque vas a conocer a tu bebé!! Y el camisón del hospital sienta estupendamente aunque lleves el culo al aire ;)

Cuando, por algún motivo al bebé le cuesta salir, hay varias formas de ayudarle a parte de empujando: con fórceps, ventosa, la maniobra de Kristeller (cuando te empujan la barrigota”) y un largo etcétera. Si queréis entramos en detalle en otro post.

Para mí hubo una cosa imprescindible: Marido estuvo conmigo en todo momento. Y aunque hubo momentos no tan buenos, su apoyo y sentirle cerca me ayudó muchísimo.

POSTPARTO

Y aquí llega la parte guay jajajaj. Si has tenido a tu bebé sin puntos, enhorabuena!! Pero si no es así, mentalízate para andar cual pingüino en la Antártida, hacer las comidas de pie o tardar 2 horas en limpiarte cuando vas al baño. Los puntos duelen un pelín pero a base de nolotil e ibuprofeno (ole ole!! Puedes volver a tomarlos!!) se lleva bastante bien. La faena es que tiran. Cuando te sientas, tiran; cuando vas al baño, tiran; cuando andas, te rozas con todo... Además es curioso que cuanto más cerca están de caerse más duelen, ya que se están secando.

Los famosos loquios. A estas alturas ya sabrás lo que son. UN COÑAZO. Eso es lo que son. A algunas mamás les duelen más y a otras menos, pero son llevaderos. La faena es sentirte octogenaria llevando una compresa que bien podría llamarse pañal durante todo el día. Menos mal que cada vez va a menos y cuando yabte has acostumbrado a los dodotis para adultos, no los necesitas.

La subida de leche. Puede tardar varios días y cuando lo hace sueles notar las tetis como dos ubres rebosantes. Calor, ardor... o nada. Yo por ejemplo ni me enteré. 

También puede que te sientas un poco tarada porque tendrás sentimientos encontrados. Alegría por tener a tu bebé y tristeza por no tener tu barriga, por ejemplo. Llorarás y reirás a partes iguales y te quedarás tan a gusto. No pasa nada siempre y cuando no llores todo el rato, claro. Llorarás también de alegría. El sentimiento que te invade al ver a tu hij@ durmiendo placidamente en esa cunita que con tanto mimo preparaste, viendo lo perfect@ que es y sabiendo que es tuy@... Repito, llorarás de alegría y en silencio, agradeciendo a Dios, Buda, el universo o a Chiquito de la Calzada lo que la vida te ha dado. Lo que tu cuerpo ha formado. Le mirarás y verás a tu corazón en otra personita.

Si tu opción va a ser dar el pecho, prepárate para hacer malabares para secarte al salir de la ducha y no rozarte los pezones. Tranquila, se pasa rápido. Pero mientras dura, tu zona más sensible pasarán de ser los labios a ser tus pezoncillos. Además es curioso, pero sabrás perfectamente cuándo le toca comer al beibi. Tus tetis te lo dicen. Y cuando le estés dando una teti, la otra chorreará como diciendo “Eh! Yo también quiero!”. El cuerpo es sabio.

Este tema de la lactancia es bastante extenso porque va desde lo ideal hasta pequeñas trabas como pezones planos, invertidos, mal agarre, “poca leche” y un largo etcétera. Al igual que antes, si queréis lo hablamos en otro post.

Y por último (aunque podría tirarme hablando del tema tres años) quería comentar el sentimiento de mamá osa protegiendo a su cachorro que te entra. Toda tú estará pendiente de todo aquello que a tu hij@ le conviene o no. Querrás en ocasiones volverlo a meter en la tripita para que esté igual de protegido. Pero ánimo, lo vas a hacer genial.

Y vosotras, ¿cómo fue vuestra experiencia? ¿Qué anécdotas añadiríais para ayudar a otras mamás?





Sigue leyendo...

22 de enero de 2018

Cosas que odio desde que soy madre


Hola familia!

Hoy os traigo una entrada en plan desahogo, porque hay veces que si tuviera licencia de armas otro gallo cantaría... juas juas juas

Ahí va mi lista negra:

1.: Las motos. Ese sonido ensordecedor de las motos "de rally" que pasan por la avenida a la que da mi terraza y que despiertan a la beba cuando está en el duerme vela... Silenciador obligatorio ya!!

2.: La fiesta de fin de curso del cole. Otra cosa igual, un colegio justo enfrente. Que sí, que cuando la peque vaya me vendrá genial, pero esa última semana de clases que se tiran poniendo la misma canción una y otra vez a "tó carajo" para practicar y que salga todo bien... UFFFF!!! Menos mal que son dos veces al año. 

3.: Los consejos. En serio. NO DEIS CONSEJOS SI NO OS LOS PIDEN. Creo que no hace falta explicar nada más.

4.: Las palabras mágicas "se tiene que acostumbrar". Si me dieran un euro cada vez que escucho esa frase estaría ya en el primer puesto de "Forbes".

5.: La gente que fuma por la calle. A ver, yo he vuelto a caer en el vicio después de dar a luz, así que en teoría no debería quejarme. Pero es que pasear con la beba y que alguien delante te eche el humo para atravesarlo como si estuviéramos en “Lluvia de estrellas” pues no.

6.: Los padres. No, ni los míos ni los de mi marido. Sino aquellos que aunque hubiera un párking de 5000 plazas al lado del colegio seguirían dejando el coche en doble fila en la put* puerta para dejar a los críos.




7.: La gripe. Odio la gripe y a todos sus secuaces: mocos, tos, fiebre, dolor de cabeza...

8.: Los feos. Y no me refiero a personas feas. Me refiero a desplantes a un hijo. Eso no se entiende, ni se perdona, ni se olvida. Y duele.

9.: Los ladridos de mi perro. Mira que el pobrecito mío se porta genial. Desde que la peque llegó a casa y conquistó hasta la última de nuestras caricias el animal ni se ha quejado. Pero ladra. Ladra mucho. Ladra y despierta a la peque. Ladra y me estresa. Es así. Y no puedo evitarlo.


10.: Los dibujos animados. A mi cachorra le encanta el canal "Baby TV", pero yo estoy hartita de las risas falsas de los personajes y de escuchar las mismas canciones toel rato. Variedad señores productores. Variedad. (Y lo que me queda....)

En realidad podría hacer una lista de 20 o 30 o.... Pero bueno me quedo en mi top 10 para que no penséis que soy una desquiciada de la vida. En realidad no soy tan tarada :)

¿Y vosotr@s? Os sentís identificad@s o añadiríais alguna cosa más? Quiero saberlo todo!
Sigue leyendo...