Me gusta

26 de julio de 2018

Dr. Brown’s

Buenos días familia!

Hoy paso por aquí para contaros mi experiencia en base a una colaboración que me ofreció Dr. Brown’s, marca conocida de productos para bebés y niños.

Como ya os hablé en ESTE POST, el encontrar un chupete que le gustase a mi cachorra fue toda una odisea, hasta que por fin se decidió por ESTOS del Dr. Brown. Así que esa marca ha sido exclusiva en casa desde entonces.

Gracias a esto hemos tenido la oportunidad de probar la bolsa térmica y la taza de aprendizaje que podéis ver en la foto. Como decía al principio, os comento mi experiencia después de haber probado varias.

BOLSA TÉRMICA 

La bolsa térmica es simplemente perfecta. Después de dejarnos los sesos (y el dinero) en inventos varios para mantener (por ejemplo) los potitos de fruta y el bibe del agua fresquitos, esta bolsa fue mi solución. ¿Que por qué? Muy sencillo: NO GOTEA.

A ver, señores que venden trastos para guardar cosas frías: el objetivo es que, a parte de que mantengan su temperatura, no tengamos que llevar una bolsa extra llena de servilletas u otro material absorbente para que no acabe todo empapado.

Nos gustan las cosas sencillas, que nos faciliten la vida. Por eso esta bolsa es ideal: tamaño perfecto (caben hasta 4 biberones), tiene dos enganches que al usarlos evita que lo que hay en el interior vuelque, el asa superior hace que sea fácil de llevar o enganchar a cualquier sitio (nosotros lo solemos llevar enganchado en el mango del carro), y, a parte de que no gotea, incluye una bolsa de hielo extraíble (súper cómoda porque puede doblarse y no ocupa nada) que mejora aún más la capacidad de mantener la temperatura. 

Resumen: recomendada no, lo siguiente.

TAZA DE APRENDIZAJE

Aquí hay controversia. Supongo que dependerá, como todo, de los gustos del bebé y de los papis. En nuestro caso, tenemos ESTA de Philips Avent, que lamentablemente usamos una sola vez. Ni es antiderrame ni ná de ná. Además sale mucha cantidad con respecto al biberón, así que como “taza de transición” deja mucho que desear.


Sin embargo, la de Dr. Brown no echa ni una gota si la pones boca abajo, aunque le pegues meneos cual bebé intentando hacer un hoyo con ella. Punto a favor: la tapa se abre, pero no se quita, así nos evitamos perderla o que se nos caiga y manche. Otra ventaja es que las asas son independientes, con lo que puedes colocarlas aunque ya hayas cerrado la taza. Lo mismo pensáis que es una tontería, pero literalmente odio cuando queda descolocado porque mi beba la coge con sus manitas torpes y si encima no están alineadas con la boquilla, pa´qué queremos más.

A parte de esto, por supuesto está libre de BPA, la boquilla es 100% de silicona y súper fácil de desmontar y limpiar (se puede meter en el lava). Para nosotros solo hay una pega: el tamaño es de 180 ml. Si vas a pasar toda una mañana fuera se te puede quedar pequeña si tu bebé ya es más mayorcit@. La buena noticia: tienen esta de 270 ml que evidentemente ya hemos pedido :)

Y esto ya es observación de madre: cuando beben, la boquilla se llena por completo de agua, y va expulsando el aire (puedes ver las burbujitas) evitando que l@s peques traguen gases. En definitiva, que en nuestra casa Dr. Brown ya es como de la familia 

Si os ha gustado no dudéis en dar like y dejarme en comentarios cualquier duda o sugerencia! Y recordad: vivir es compartir!